Cómo hacer un buen compost, ¡más fácil de lo que crees!

Es un proceso gratificante

Ver como los residuos se convierten en un recurso valioso como el compost puede ser muy gratificante. Hacer compost es una forma de devolver nutrientes al suelo y mejorar la fertilidad de tu huerto o jardín, y el proceso de crearlo puede ser una experiencia muy positiva.

No se requieren habilidades especiales

Hacer un buen compost es más sencillo del que algunas personas se piensan. No hay que ser un gran experto en jardinería o en compostaje. Con una comprensión básica del proceso y un poco de dedicación, cualquier persona puede convertir sus residuos orgánicos en un recurso valioso para sus plantas. Será tan sencillo como imitar los ciclos del suelo del bosque, porque el que extraeremos al cabo de unos meses será una tierra igual de buena.

Selecciona una ubicación adecuada

Busca un lugar en tu jardín, patio, balcón o azotea que esté en la sombra. Ayudará a mantener la humedad y tendrás que regarlo menos. Si lo colocas directamente en la tierra remuévela antes de instalarlo, los microorganismos empezarán a trabajar. Si lo sitúas en el suelo del balcón o azotea recomiendo ponerlo encima de un porque las baldosas no se echen a perder.

Lo primero que pondremos

Haremos una cama de material leñoso de unos diez centímetros de altura para facilitar la entrada de aire.

Escoge los materiales adecuados

El compost se beneficia de una combinación de materiales secos (ramas y hojas) y materiales húmedos (restos de fruta y verdura, bolsas de té, posos del café, y cáscaras de huevo trituradas). Cada dos o tres capas (unos diez centímetros más o menos) de húmedo añade una capa de seco.

Qué vegetales no pondremos en el compostador

Las pieles de los cítricos tienen un ph muy ácido y acidifica el compost y también ralentiza el proceso.

Tritura los materiales grandes

Tritura o corta los materiales grandes como ramas y pieles gruesas. Cuanto más pequeño antes se descompondrá.

Mantén la humedad

Mantén el compost húmedo pero no demasiado mojado. Si es demasiado seco, añade agua, y si es demasiado húmedo, añade material seco como hojas o tierra seca ya sin nutrientes que quieras regenerar.

Gira el compost regularmente

Remueve el compuesto cada dos o tres semanas al menos. Proporcionarás oxígeno y acelerarás la descomposición.

Los microorganismos hacen la mayor parte del trabajo

La descomposición de los residuos orgánicos está principalmente dirigida por microorganismos como bacterias y hongos. Solo hay que proporcionarles una pila equilibrada y un poco de tiempo. Ellos harán la mayor parte del trabajo para descomponer los materiales.

Las lombrices, un papel muy importante

Para obtener un compost de máxima calidad, rico en humus de gusano de tierra es imprescindible añadir al compostador gusanos de tierra. En línea encontrarás fácilmente vendedores que te indicarán cuántos necesitas, todo dependerá de la medida del compostador. La lombiz de california o también llamada lombriz roja es la especie que se utiliza en los compostadores por su velocidad de reproducción en buenas condiciones y su adaptabilidad en las condiciones del compostador.

La naturaleza es sabia

La naturaleza tiene una gran capacidad para la renovación y la descomposición, incluso si cometes algún error en el proceso de compostaje, es probable que la naturaleza pueda compensar y continuar con el proceso de descomposición.

Sé paciente

La descomposición completa puede tardar varios meses (entre cinco y nueve meses), dependiendo de los materiales utilizados, la medida de estos y de las condiciones ambientales.

Un buen compost

Cuando el compost tiene un aspecto oscuro y esponjoso, y un olor de tierra de bosque quiere decir que ya está listo para ser utilizado como fertilizante para las plantas de tu huerto o jardín. ¡Enhorabuena!

Altres post que et poden interessar