¡Cómo cultivar tomates cherry, qué buenos!

Los tomates cherry son conocidos por producir una cantidad impresionante de frutos en comparación con el pequeño tamaño de la planta. Esto los convierte en una opción ideal para las azoteas, terrazas o balcones urbanos donde el espacio es limitado. Deliciosos tomates para comer en las ensaladas, pan tostado, salsas o simplemente tal cual son, un pequeño snack rápido y saludable. En pocas semanas después de plantar, ya podrás empezar a recoger los primeros frutos. Esto hace que sea una experiencia gratificante y emocionante tanto si eres un horticultor principiante como no.

ALGUNOS CONSEJOS DE CULTIVACIÓN

Preparación del suelo: Los tomates cherry prosperan en suelos muy drenados y ricos en nutrientes.

Plantación y espacio: Las tomateras de cherris se plantan a primeros de la primavera y/o principios de verano, cuando las temperaturas mínimas no bajan de los quince grados. Hay que dejar un espacio adecuado entre las plantas, unos cuarenta centímetros será suficiente para permitir un buen crecimiento y para que circule el aire.

Lugar: Situaremos la maceta o jardinera a pleno sol. Para poder hacer frutos la tomatera necesita como mínimo seis horas de sol directo.

Riego: Les gusta un riego consistente para mantener el suelo húmedo. Una cobertura vegetal ayudará a mantener la humedad. Es importante evitar regar las hojas para reducir el riesgo de enfermedades fúngicas. El riego por goteo y el uso de una cobertura vegetal ayudarán a mantener la humedad del suelo y reducir la pérdida de agua por evaporación.
Las jardineras por subirrigación son una opción muy aconsejable.

Apoyo y poda: Colocaremos un tutor como una caña o un tronco de un metro y cincuenta e iremos atando la planta a medida que vaya creciendo. Por una buena producción iremos sacando los brotes chupadores que nacen entre el tronco central y las ramas laterales, en medio de la L.

Buenas compañías: La caléndula reducirá la posibilidad de que aparezcan gusanos y evitará que haya nematodos. Las cebollas también son una buena opción, ocupan poco espacio y no quitarán nutrientes a la tomatera. La albahaca es otra muy buena opción, ya que es una buena aliada para combatir plagas que pueden afectar a la tomatera como la mosca blanca y el pulgón u hongos como el oídio y el mildiu.

Cosecha: Es importante esperar hasta que los frutos estén totalmente maduros. Cuando sean de un color rojo intenso, de este modo obtendréis el mejor sabor y textura.

Con pocos cuidados y atención ya verás que el cultivo de tomates cherry puede ser una experiencia muy gratificante que te ofrecerá deliciosos frutos llenos de sabor para disfrutar durante todo el verano y el otoño.

Altres post que et poden interessar